jueves, 19 de junio de 2008

Ambientalistas y autoridades firman pacto contra la violencia

María Esther L. Martínez
La Unión de Morelos, 19 de junio de 2008.

Ambientalistas, pobladores de San Antón, representantes de los 13 Pueblos y los ayuntamientos de Temixco y Cuernavaca firmaron la mañana de ayer un pacto contra la violencia. Fue el sacerdote José Luis Alquisira Solís, que acudía como miembro del Patronato para el rescate de las barrancas de San Antón, quien hizo el anuncio, luego de los acontecimientos ocurridos en contra del ayudante de San Antón, Cristóbal Martínez Robles. El objetivo de este pacto es frenar cualquier acto de violencia, que pueda ocurrir de cualquiera de las partes por el relleno sanitario. El pacto contra la violencia en los conflictos ambientales de Morelos fue firmado la noche del martes y en éste señalan que ante los hechos de violencia suscitados en Cuernavaca en torno al conflicto del relleno sanitario de Loma de Mejía, es que acordaron crear ese pacto. En el acuerdo solicitan que se permita expresar las ideas sin persecución, intimidación o sujeción a la violencia, aún con diferencias de opinión en torno al relleno de Loma de Mejía, los firmantes se comprometen a ejercer su defensa conforme a derecho, incluso con la protesta sin violencia y también con la resistencia civil pacífica y sin represión. "Nos esforzaremos por eliminar los climas de intimidación y exclusión, dirimir racionalmente nuestros debates y minimizar nuestros conflictos, sujetándonos al bienestar de los morelenses". El documento fue firmado por grupos inconformes al relleno sanitario de Loma de Mejía, así como también por los presidentes municipales de Cuernavaca, Jesús Giles Sánchez; y el de Temixco, Javier Orihuela García, sin que con ello se hayan resuelto las diferencias que existen entre autoridades y vecinos de Loma de Mejía para la construcción del relleno sanitario.

1 comentario:

Pez Diablo!!! dijo...

Es necesario aclarar que esta nota carece de toda la información, ya que por la manera en la que se maneja la información da la impresion de que las organizaciones y los ciudadanos firmaron dicho pacto, siendo esto completamente falso, ya que las organizaciones de ciudadanos decidieron no firmar el pacto, esto debido a que firmar un pacto de no violencia significaría aceptar que es posible que nosotros, los ciudadanos, utilizemos la violencia como medida de protesta, literalmente, no podemos firmar un pacto quienes no hemos usado la violencia y no la usaremos como forma de expresión de nuestras posiciones. Es importante aclarar esto porque la nota da la impresión de que hay una situación de cordialidad con el Ayuntamiento de Cuernavaca, y no es así, la policía continua patruyando la Subida a Chalma, las maquinas continúan trabajando, los camiones con materiales siguen subiendo y los ciudadanos nos seguimos oponiendo siempre de una forma civil, pacífica, inteligente.
Por otra parte, ya que lo ofrecen pues hay que tomarles la palabra, si de verdad se comprometen a no reprimir ni hostigar nuestras actividades ciudadanas entonces es un buen momento para apretar un poco mas e intentar realizar mas acciones.

Saludos


Aarón