jueves, 5 de junio de 2008

Coinciden científicos: no al relleno sanitario


Jaime Luis Brito
La Jornada, Morelos, 5 de junio de 2008

CUERNAVACA. Científicos del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, órgano de consulta del gobierno federal en materia ambiental, conformados en comisión de la verdad, coincidieron que el relleno sanitario de la capital no debe construirse en Loma de Mejía, porque serán realmente profundas las afectaciones ecológicas y a la salud pública.
Como lo adelantó La Jornada Morelos hace unas semanas, vecinos de Subida a Chalma buscaron a los científicos más importantes en materia ambiental para conformar una comisión de la verdad que analizara los proyectos del ayuntamiento de Cuernavaca y de la empresa Proyecto Ambiental, SA (PASA), sobre la construcción del relleno sanitario en el predio Loma de Mejía.
Durante el foro, al que acudieron cerca de 150 personas, entre vecinos de Subida a Chalma, el Consejo de Pueblos, Guardianes de los Árboles, ambientalistas y organizaciones civiles en general, Luis Ernesto Marín Stillman, investigador titular del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que no hay viabilidad para construirlo. “Hemos realizado una serie de estudios, que han incluido estudios de campo, y la zona de Loma de Mejía no es la mejor, no sólo por la cercanía de la barranca, sino, sobre todo por la porosidad de la piedra, lo cual hemos detectado con instrumentos de medición eléctrica, que son los más avanzados”, aseguró en entrevista.
Dijo que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), presentada por el Instituto de Geofísica, fue la más efectiva, dado que se realizaron los estudios más completos en general, y la conclusión fue que no es viable. Negó que el Foro Consultivo sea un espacio “a modo”; “más bien, nos cansamos ya de invitar a los académicos encabezados por el doctor (Óscar) Dorado a un debate en donde quieran y bajo las condiciones que quieran. Siempre se han negado”, sostuvo.
Al término del acto, José Luis Fernández Zayas, coordinador general del Foro Consultivo, presentó tres conclusiones que se generaron en consenso con los participantes: Primero, que no es correcta la forma como el ayuntamiento de Cuernavaca y las demás autoridades involucradas en la toma de la decisión para la construcción del relleno presentan el tema, es decir, que la decisión no fue tomada en consenso.
La segunda conclusión es que “en este momento nadie está de acuerdo con el proyecto de construcción tal como está (pues) presenta riesgos y violaciones diversas a la Norma Oficial (Mexicana 083)”, sostuvo. Es necesario que se modifique el proyecto y en todo caso se construya en otra parte. Finalmente, estableció que la tercera conclusión es que los rellenos sanitarios no son la solución. Todos contaminan. Por lo que es necesario que se implanten nuevas tecnologías para tratamiento de la basura.
Fernández Zayas recomendó que no se construya el relleno, y que por otro lado se impulsen las iniciativas para que la gente tome conciencia y comience -“como sé que lo está haciendo cada día más”- a clasificar, reciclar y reducir los desechos que provoca.
Por su lado, el ex rector de la UNAM, José Sarukhán Kermess, actual miembro de la Comisión Nacional de Biodiversidad (Conabio), dijo que de acuerdo con lo discutido en el Foro, el tiradero no debe construirse en Loma de Mejía. “Hay una serie de problemas que no contempla el proyecto, (el cual) no puede llevarse a cabo, porque no resolverá el problema de la basura y traerá muchos otros problemas”, sostuvo. Dijo que “lo más recomendable es que el relleno se construya en otro predio” para evitar que se genere una contaminación de los mantos freáticos.
En tanto, Jorge Sánchez Gómez, presidente de la Federación Mexicana de Ingeniería Sanitaria y Ciencias Ambientales y creador de la Norma Oficial Mexicana 083 (NOM083), que fija las condiciones requeridas para construir rellenos sanitarios, sostuvo que con el proyecto actual “es más barato” en términos de recursos financieros y naturales, construir el relleno sanitario en otro lugar y no en Loma de Mejía. Dijo que en todo caso, para construir el tiradero en ese predio, la empresa y las autoridades deben realizar una inversión millonaria, dado que se tienen que modificar las condiciones del terreno para evitar que se filtren los lixiviados a los mantos freáticos, por ello pidió que en caso de considerarse la construcción, deberán invertirse recursos para modificar el predio y para evitar la contaminación.