jueves, 19 de junio de 2008

Ediles y ciudadanos firman pacto contra la violencia

JOSÉ LUIS GARCITAPIA Y ELIZABETH CUEVAS
La Jornada Morelos, 19 de junio de 2008.

CUERNAVACA. Opositores al relleno sanitario de Loma de Mejía, encabezados por Raúl García Barrios, así como y los alcaldes de Cuernavaca y Temixco, Jesús Giles Sánchez y Javier Orihuela García, firmaron ayer un pacto contra la violencia en los conflictos ambientales de Morelos y expresaron su repudió total a la agresión cometida en contra de Cristóbal Martínez Robles, ayudante municipal de San Antón. Los firmantes reconocieron que persisten “profundas diferencias” sobre el proyecto de construcción del relleno sanitario en Loma de Mejía, pero ello no es motivo para el uso de la violencia, la intimidación o persecución por parte de alguna de las partes u otros grupos. Aunque nos separan profundas diferencias de opinión sobre las bondades y riesgos potenciales del relleno nos comprometemos a defender firmemente el derecho de todas las partes en conflicto a expresar los argumentos y defender las posiciones que le animan”. Por su parte, el alcalde capitalino Jesús Giles Sánchez resaltó que el compromiso ratifica que “somos un gobierno de paz, un gobierno de bien, que lo único que hace es favorecer el desarrollo de una comunidad”. Agregó que el ayuntamiento está buscando convencer, no vencer, sobre la necesidad del relleno sanitario y que el proyecto de Loma de Mejía cumple con las normas ambientales. Dejó en claro que el encuentro y firma del pacto contra la violencia representa un gran paso a favor del entendimiento entre personas que piensa diferente y que le apuesta a “la no violencia, paz en nuestro estado y en nuestra comunidad (…) respeto a quien piensa diferente y por supuesto libertad de expresión a quien tenga que opinar en contrario”. Confirmó que el ayuntamiento tiene listas las grabaciones hechas por las cámaras de vigilancia de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Metropolitana, a fin de que sea la autoridad juzgue su utilidad respecto a la agresión contra de Martínez Robles. Por segunda ocasión, el ayudante del poblado de San Antón se negó a declarar sobre contra los cuatro sujetos que el pasado 11 de junio lo privaron de su libertad en pleno de Cuernavaca y por más de una hora lo torturaron a bordo de una camioneta. El Ministerio Público acudió nuevamente a la casa el ayudante para recabar su declaración y dar continuidad a la averiguación HG/1ª/350/08-06. Dentro de las investigaciones, la Procuraduría no ha llevado a cabo la comparativa entre las fotografías de los elementos de la Agencia Federal de Investigaciones y los cuatro retratos hablados que entregó la defensa de Martínez Robles, desde la semana pasada, y se argumento que la falta de una denuncia impide el avance de la pesquisa. La averiguación que inició la procuraduría contempla los delitos de homicidio en grado de tentativa y privación ilegal de la libertad cometidos en agravio de Martínez Robles.
Con fecha 7 de junio, el procurador Francisco Coronato Rodríguez instruyó al agente del Ministerio Público para que le tomara la declaración del funcionario que nuevamente se negó a dar. Se informó que en presencia de su abogado, el ayudante de San Antón dijo estar en su derecho de abstenerse a rendir su declaración sobre los hechos registrados el pasado 11 de junio, cuando cuatro personas que se ostentaron como elementos de la AFI lo secuestraron, golpearon y abandonaron en un paraje sobre el camino a Buena Vista del Monte, a la altura del crucero a Mexicapan.