viernes, 13 de junio de 2008


José Luis Garcitapia y Raúl Morales
La Jornada Morelos, 13 de junio de 2008

CUERNAVACA. Diputados del PRD y PAN exigieron a la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) que investigue a fondo y detenga a quienes agredieron brutalmente el pasado martes al ayudante municipal de San Antón, Cristóbal Martínez Robles; asimismo, expresaron ante cientos de manifestantes, que exigían justicia para el joven representante vecinal, su rechazo a cualquier tipo violencia y represión “venga de donde venga”.
En tanto, pobladores de San Antón, encabezados por José Martínez Cruz, miembro de la Comisión Independiente de Derechos Humanos, sacerdotes, ayudantes municipales de Cuernavaca, funcionarios y empleados del ayuntamiento de Temixco y militantes del PRD, marcharon por las principales calles de la ciudad y en su trayecto realizaron dos paradas: la primera en al Congreso y la segunda en la nueva sede del ayuntamiento, en protesta por la agresión a Martínez Robles y para rechazar la construcción del relleno sanitario de Loma de Mejía. En el Congreso local fueron atendidos, por el presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, el panista René Gabriel Pacheco Inclán, quien dejó en claro que la 50 legislatura está en contra de cualquier agresión, por lo que estará “muy al pendiente” de que se lleven a cabo las investigaciones y se castigue a los responsables de la agresión a Martínez Robles. Los manifestantes le exigieron al diputado que se someta a juicio político al alcalde Jesús Giles Sánchez y que se comprometa a acompañarlos en su movimiento; a lo que el legislador les aclaró que se tienen que realizar las investigaciones apegadas a derecho, hasta que el caso quede totalmente esclarecido, a fin de que todos “conozcamos la verdad de los hechos”. Cabe señalar José Martínez y los ayudantes municipales sólo le exigieron su intervención, sin embargo, entre la multitud, militantes del PRD y quienes se oponen al relleno culparon al alcalde y al gobernador del hecho: “Giles fue y Adame también”, decían. Posteriormente, llegaron los diputados del PRD, encabezados por su coordinador, Víctor Nájera Medina, y su dirigente estatal, Juan Ángel Flores Bustamante, quienes se solidarizaron con el ayudante municipal de San Antón y con la lucha social en contra de la construcción del relleno sanitario. Nájera Medina afirmó que en el actual gobierno se han registrado hechos de violencia que atentan contra la tranquilidad y seguridad de la población y exigió al gobernador “poner fin a esta ola delictiva”. “El grupo parlamentario del PRD, las dirigencias estatal y municipal de Cuernavaca, manifestamos nuestra indignación por los hechos ocurridos en contra del ayudante de San Antón. Rechazamos la violencia gubernamental en contra de los ciudadanos de Cuernavaca y en particular del movimiento que ha manifestado su oposición a la instalación del relleno sanitario de Loma Mejía, movimiento que se ha conducido de manera cívica y pacifica”, refiere el comunicado emitido por Nájera Medina. “Con esta artera y cobarde agresión en contra de Cristóbal Martínez, queda de manifiesto que quieren imponer dicho proyecto a cualquier precio, incluso atentando con la integridad de la gente que integra dichos movimientos. Como diputados y como partido político, no podemos permitir que estos actos del México del pasado, del México represor y perseguidor de líderes sociales, se repitan como una práctica común en la capital y en nuestro estado”. Asimismo, agrega que “exigimos que la PGJE dé celeridad a la integración de la investigación para así poder deslindar responsabilidad de tan vergonzosa agresión. No podemos tomar como casualidad de que uno de los principales líderes de este movimiento haya sido objeto de tal agresión, las amenazas en su contra y a su familia son claras; fueron hechas por su participación en el movimiento en contra del relleno sanitario y los únicos actores mas interesados en la instalación de dicho proyecto son el ayuntamiento de Cuernavaca y la empresa PASA. Desde ahí exigimos la investigación y el castigo a quienes sean responsables”. El blanquiazul se deslinda Luego de la agresión en contra del ayudante municipal de San Antón, el PAN se deslindó del ataque en contra del activista y exigió a las autoridades que se esclarezca la agresión en contra de Martínez Robles. Marco Antonio Martínez Dorantes, presidente del PAN en Cuernavaca y Luis Miguel Ramírez Romero, secretario general del blanquiazul en el estado condenaron la agresión y refrendaron su apoyo al edil de Cuernavaca, Jesús Giles Sánchez, en su intento por realizar el relleno sanitario en Loma de Mejía. Asimismo, los panistas lamentaron que grupos opositores utilicen la agresión en contra del ayudante municipal como bandera política para denostar el trabajo del edil capitalino. “Hemos detectado y al mismo tiempo hacemos un llamado a que el alcalde de Temixco Javier Orihuela García y a su gente, a que saquen las manos del movimiento, no se vale que los mismos funcionarios, con autos del ayuntamiento perredista encabecen la movilización”. Aseguraron que “en Acción Nacional somos congruentes, y a diferencia de otros partidos no tenemos expresiones de odio ni actuamos con violencia”, por ello, Martínez Dorantes llamó a evitar la confusión en la población, “porque no le apostamos a este tipo de agresiones, al contrario, condenamos los hechos violentos” y exhortó a los opositores a guardar calma y a no politizar la agresión contra Martínez Robles. Por su parte, Ramírez Romero pidió a Francisco Coronato Rodríguez, titular de la PGJE, el esclarecimiento de los hechos y la detención de los responsables de esta agresión. El secretario de AN en Morelos afirmó que esta fue una acción concertada para lanzar un ataque en contra de Giles Sánchez, pero resaltó que el PAN apoyará, con todos los recursos a su alcance, al alcalde de Cuernavaca para que logre poner en funcionamiento el relleno sanitario, que tanta falta hace a la capital.