lunes, 2 de junio de 2008

Mayor congruencia ecológica

Editorial
La Jornada, 2 de junio de 2008

Autoridades de diversos municipios anuncian con bombo y platillo campañas de reforestación para supuestamente contribuir a la conservación del medio ambiente.
Sin embargo falta mucha más congruencia entre el discurso, las poses demagógicas y las acciones concretas para revertir las consecuencias de la deforestación del planeta reflejadas en drásticos cambios climáticos.
Los ediles, acompañados de sus familias, amigos y empleados, acuden a plantar árboles, pero pensando más en la foto del recuerdo que en el efecto de sus acciones.
Por otra parte sería prudente conductas acordes a la decisión de proteger el medio ambiente, pues mientras son plantados miles de árboles de varias especies, trabajadores municipales y de la Comisión Federal de Electricidad realizan “podas” irracionales ya que sólo dejan troncos y algunas ramas y la mayoría de los árboles finalmente mueren.
Además, entre los miles de vehículos que no han cumplido con la verificación, se encuentran los oficiales que de esa manera contribuyen a elevar los niveles de contaminación.
El calentamiento global y la creciente intensidad de las tormentas tropicales y huracanes, así como el deterioro permanente del medio ambiente, exigen programas y acciones más creativas en un esfuerzo porque Morelos y sobre todo Cuernavaca, recuperen la calidad del aire y las temperaturas de antaño.
No será con reforestaciones para las fotos y simples declaraciones alegres, como la capital del estado podrá volver a ser la “Ciudad de la eterna primavera”.