viernes, 6 de junio de 2008

Movilización en defensa de los recursos naturales

Raúl Morales
La Jornada Morelos

CUERNAVACA. Tras reiterar que “no han claudicado” en la defensa de los recursos naturales y por mejorar el medio ambiente en el estado -a pesar de que la autoridad “está en su contra”-, la gente de los pueblos, de asociaciones civiles y campesinas, y ciudadanía en general, se manifestaron ayer en una marcha en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente.
La marcha, que se desarrolló de manera pacifica y sin ningún contratiempo, salió de cuatro puntos diferentes y concluyó en un mitin en el zócalo capitalino. En la plaza se escucharon las consignas plasmadas en mantas y cartulinas que fueron exhibidas durante el recorrido por las principales calles del centro de Cuernavaca.
Aproximadamente, dos mil personas se movilizaron para sumarse a una sola voz y gritar su rechazo contundente al relleno sanitario en Loma de Mejía. Exigieron, además, se solucionen y frenen las devastaciones contra la riqueza y la biodiversidad, y se atiendan los problemas de desorden en la urbe; el mal manejo de los residuos sólidos urbanos, la destrucción de los bosques, contaminación de ríos, barrancas, manantiales. Destacaron la incapacidad para el tratamiento de las aguas residuales y se manifestaron por la urgencia de modernizar el transporte público. Criticaron la falta de inversión en infraestructura hidráulica para la producción agrícola sustentable, entre otros muchos males añejos que el burocratismo, la corrupción y los intereses creados han manipulado a su antojo mientras la demanda ciudadana se relega, y en muchas ocasiones, se reprime.
Los manifestantes, desde campesinos, amas de casa, universitarios, sacerdotes, académicos, ecologistas, activistas sociales, indígenas, homosexuales, funcionarios y demás ciudadanos exigieron congruencia y hechos factibles, no sólo el hueco discurso gubernamental. Pidieron ser incluidos en las decisiones para el abordaje de la problemática de la agenda ambiental, ya que, aclararon, no buscan “promesas clientelares, sino contribuir a tener un mejor ambiente donde vivir”.
En el mitin en el zócalo, ayudantes municipales de Cuernavaca y Temixco, acompañados por su edil Javier Orihuela García, alzaron de nuevo la voz para hacer patente el rechazo al proyecto de relleno sanitario en Loma de Mejía, debido a que la zona es inadecuada, y “no cumple con la norma ambiental federal 083 de la Semarnat, y pone en riesgo la salud humana y los recursos naturales”.
En su momento, Antulio Sánchez García, vocero de los vecinos de Subida a Chalma, que se oponen a que ingresen por su calles maquinaria y camiones rumbo al lugar donde se pretende hacer el relleno, sostuvo que a pesar del hostigamiento e intimidación constante por parte de las autoridades capitalinas, “el movimiento está más fuerte que nunca y no bajaremos la guardia. De ser necesario, realizaremos bloqueos y plantones en diferentes puntos de la ciudad”.
Los cerca de dos mil participantes, dándole la espalda a la estatua de José María Morelos y de frente a la sede del Poder Ejecutivo, reiteraron su compromiso de defender el medio ambiente y el entorno ecológico de la zona.
Saúl Atanasio Roque Morales, vocero de los pueblos, espetó a las autoridades: “de una vez más les recordamos y les decimos de nuevo, es importante que tengan en mente que no hemos claudicado en la defensa de los recursos naturales (...)todos unidos como defensores del medio ambiente enfrentaremos esas políticas públicas que ellos (las autoridades) tienen para darle la facilidad a las empresas inmobiliarias que vienen a saquear y a explotar el medio ambiente, sin importarles” pisotear a la gente que los llevó al poder”.
Los asistentes lamentaron que en los últimos años se ha consentido la depredación de la tierra, el agua y el bosque han estado a cargo de empresas inmobiliarias, fraccionamientos, desarrollos comerciales y habitacionales. La mayor responsabilidad es de las empresas ARA y GEO, constructores que han encontrado en el estado una mina de oro en alianza con las autoridades federales y estatales. Sólo los 13 Pueblos se han enfrentado en su desbocada carrera especuladora en el caso del Manantial Chihuahuita.
Finalmente, reiteraron que no bajaran la guardia y harán peticiones permanentes al gobierno del estado “para que se ponga las pilas y proteja el medio ambiente”.