lunes, 9 de junio de 2008

Necesario hacer más rigurosa la autorización para construir

Ana Lilia Mata
El regional, 9 de junio 2008

El crecimiento poblacional en Morelos, principalmente en la zona conurbada, amenaza con afectar las zonas de vegetación más importantes, que en pocos años ya no serán suficientes para los habitantes de la entidad.

Esta situación ya preocupa a las autoridades estatales que han reformado la Ley de Ordenamiento Territorial y Asentamientos Humanos para restringir a los ayuntamientos el otorgamiento de permisos de construcción y uso de suelo.
Según datos proporcionados por el gobierno estatal, en el 2005 la población de la zona conrubada era de 751 mil 411 habitantes, su tasa de crecimiento del 1.25 por ciento. Debido al descontrol en el desarrollo de viviendas, se espera que para el 2012 el número poblacional pudiera rebasar los 853 mil habitantes.
“Por lo que, de acuerdo con los estudios que se han realizado, es evidente que para resolver satisfactoriamente la problemática común que afecta a los cinco municipios es necesaria la actualización de los instrumentos normativos en materia de Desarrollo Urbano”, según señala la publicación hecha en el periódico oficial “Tierra y Libertad”, en el que se determina instalar una comisión intermunicipal y regulada por el gobierno estatal, para realizar las modificaciones necesarias en desarrollo urbano.
La zona conurbada comprende los municipios de Cuernavaca, Emiliano Zapata, Jiutepec, Temixco y Xochitepec, siendo los más saturados en población, ya que en los últimos 10 años, las viviendas se han construido de manera descontrolada, terminando con tierras fértiles.
El secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Francisco Rodríguez Montero informó que el objetivo es impedir que los ayuntamientos otorguen más permisos de construcción en zonas protegidas o donde ya es imposible que haya una casa más.
Pese a esto, también señaló que el objetivo del 2008 al 2012 es construir 50 mil viviendas, para responder a la necesidad de la población. “Pero no vamos a permitir que esto se haga de manera desmedida y sin ninguna planeación”.
El secretario de Obras Públicas dijo que ha sido un error que los ayuntamientos sean los encargados de otorgar los permisos de construcción y uso de suelo, porque es cuando se ven inmiscuidos muchos intereses particulares, sin contar con el orden urbano.
Por lo anterior, es la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas la que revisa las solicitudes de construcción que hacen las empresas, y la encargada de dar el último voto a favor o en contra. “Queremos evitar que ya no suceda lo de los 13 pueblos, pues aunque no es una situación drásticas, si hay problemas serios que atender en la zona, y por tal no se puede permitir que se construyan casas cerca del área protegida”.
El gobierno del estado reconoce que los recursos naturales que hay en la zona metropolitana, sino se previene, en pocos años no serán suficientes, porque simplemente estarán acabados por la mancha urbana, que se extiende sin una medida.