miércoles, 18 de junio de 2008

No incurrirán ecologistas en provocaciones

Israel Mariano
El Sol de Cuernavaca, 18 de junio de 2008.
Cuernavaca, Morelos.- Ciudadanos y organizaciones opositores al relleno sanitario en Loma de Mejía, advirtieron a la autoridad municipal, estatal y federal que no responderán con violencia al clima de terror y provocación iniciado en su contra. La vocera del movimiento, Beatriz Padilla Martínez, mencionó que en más de un año han sido víctimas de señalamientos y acusaciones, pero seguirán abonando al diálogo. En una carta enviada al ejecutivo estatal, al edil de Cuernavaca y al gerente de la empresa PASA, se deslindan como autores de las amenazas de muerte que sufriera el representante de PASA, Israel Beltrán, "porque en todo este tiempo de lucha no hemos consentido o llevado a cabo algún acto de intimidación contra quienes están a favor, ahora con las amenazas en contra de la gente de PASA se alimenta el clima de confusión y violencia que ya desembocó en el secuestro de Cristóbal Martínez". Ante este tipo de versiones e incertidumbre, rechazaron de manera rotunda todo intento de intimidación violenta, física o psicológica, ejercida en contra de cualquiera de las partes involucradas en el conflicto en Loma Mejía, incluso, propusieron a la autoridad de los tres niveles y los empresarios a pronunciarse por el respeto a los derechos en los tratados que tiene firmados el país. Demandaron que en medio del diálogo, las autoridades y los empresarios acepten que el proyecto en Loma Mejía y subida a Chalma atenta en contra del desarrollo sustentable y la necesidad de proteger a los ecosistemas, señalan, en la carta firmada por más de una docena de ciudadanos y representaciones sociales.
Asimismo, rechazaron la aplicación de la represión policíaca en contra de campesinos de "El Cebadal", ubicado en el ejido de Santa María Ahuacatitlán, y urgieron justicia por el asesinato del campesino Juan Gutiérrez Bernal, ocurrido el día 13 de junio en el paraje "Los Cajetes" cercano a Cuentepec, Temixco, y demandaron la libertad de Refugio Gutiérrez Bernal y Sergio Gutiérrez González, quienes fueron encarcelados en el Penal de Atlacholoaya en calidad de detenidos bajo la acusación de abigeato, cuando los campesinos en compañía de tres menores de edad cazaban conejos en terrenos donde habitan. Este hecho, dicen las organizaciones y activistas, se suma al reciente atentado en contra de Cristóbal Martínez Robles, ayudante municipal de San Antón y uno de los integrantes del movimiento opositor al Relleno Sanitario en Loma de Mejía.