viernes, 18 de julio de 2008

Impedirán construcción de la vía Lerma-Tres Marías

Elizabeth Cuervas Villalobos
La Jornada Morelos
CUERNAVACA. Ante la inminente aprobación para la construcción de la carretera Lerma-Tres Marías, que afectará gran parte de las reservas ecológicas de Huitilzac, los defensores de los árboles se preparan para la organización de movimientos sociales pacíficos que impidan el inicio de la obra.
Tras darse a conocer la posibilidad de que el próximo 13 de agosto la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) apruebe la construcción de la carretera, la activista Flora Guerrero Goff insistió en que la postura de los ambientalistas es de rechazo total a la afectación ecológica que propiciará el incremento de la mancha urbana.
Recordó que diferentes organizaciones ambientalistas y especialistas han documentado las graves afectaciones que representará para el medio ambiente la construcción de una carretera que conectará a Morelos con el estado de México.
La postura del frente tri-estatal, compuesto por comunidades indígenas del estado vecino, de Morelos e investigadores académicos, mantiene su rechazo a la apertura de esta nueva vía de comunicación que causará graves daños en las reservas territoriales de Huitzilac.
“Nuestra respuesta es que sería un gravísimo error desde el punto de vista técnico-científico, que los daños serían irreversibles porque es la zona de captación pluvial más importante de la región, el problema es que detrás de este proyecto vendría de manera inevitable la mancha urbana que cubriría la zona”.
Flora Guerrero insistió en las afectaciones a la flora y fauna del lugar que además están consideradas como especies únicas en la zona y que están en peligro de extinción.
Ante el empeño de la Semarnat para continuar con este proyecto carretero, la activista ambiental anunció que en breve habrá reuniones con los frentes que se suman a la lucha para la toma de medidas emergentes para impedir el inicio en los trabajados de construcción que podrían ser después del 13 de agosto, cuando el proyecto podría ser aprobado.
“Lo peor del caso es que no se trata de una carretera de cuatro carriles, es un carretera de dos carriles y no es vital para el lugar, hay una alternativa como es la autopista siglo XXI que llegaría de Toluca a Morelos, pero lo que sucede es que sabemos que detrás de esto hay intereses de desarrollo urbano”.
Insistió en que la construcción de esta vialidad traería graves consecuencias en el medio ambiente porque la reserva ecológica está en riesgo de perderse en un lapso de 30 años en caso de continuar este desmedido crecimiento urbano.
A decir de la luchadora social, mientras el gobernador del estado Marco Antonio Adame Castillo se pasea por España, en Morelos está a punto de aprobarse la construcción de una carretera que acabará con las reservas ecológicas que aún hay en la entidad.