jueves, 3 de julio de 2008

Más sugerencias para ciudadanos ambientalmente responsables

Ante el empobrecimiento de la tierra:

* Estilo de vida más sobrio.
* Orientar el consumo hacia productos biológicos
* Preferir las legumbres a la carne, privilegiando verdura y fruta de estación
* No adquirir muebles u objetos hechos con maderas exóticas.
* Procurar la utilización de papel reciclable.

* Recicla los periódicos.
Cuidarlos es un modo sencillo de entrar en el hábito de reciclaje. ¡Guárdalos! No los tires con el resto de los residuos. ¡Clasifícalos! Las revistas, con su papel liso y tapas revestidas, no son fácilmente reciclables. Amontónalos. Reserva un lugar para ellos en casa... y hasta tendrás un pequeño ahorro para alguna obra social.

* El plástico es la materia más difícil de reciclar. Debemos aprender a utilizar menos bolsas de plástico cuando vayamos de compras. Si cada persona utilizase tan sólo una bolsa al mes se producirían de cualquier modo millones de bolsas. Procuremos llevar bolsas de fibra natural para las compras, que son cómodas y fáciles de usar.

Ante la contaminación atmosférica:

* Privilegiar el transporte público sobre el privado.
* Compartir el auto con otros pasajeros.
* Evitar el uso de productos con spray
* No calentar excesivamente el ambiente. Preferir otra cobija o mejor ropa.

Ahorremos electricidad:

La electricidad es un gran bien; pero ya somos muchos. Cuanta más electricidad usamos, tanto más generamos emisiones industriales, contribuyendo al "efecto invernadero" y a la lluvia ácida. Procuremos apagar las luces cuando no están en uso, y todavía mejor, compremos bombillas pensando en la conservación de energía.

Ante la contaminación del agua::

* Usar agua caliente para lavar los platos (con poder desgrasante)
* Cerrar la llave al lavarse los dientes.
* Preferir agua de la llave a la de botella. Se ahorran costos de transporte.
*Adquirir productos biológicos. Los detergentes biológicos disminuyen la contaminación, son biodegradables, concentrados, duran más y no estropean las manos.
* Para el escusado, emplear un sistema de llave al de sifón. Poner dentro algo como unos ladrillos. Hay aparatos que ahorran litros de agua.
* Usar la lavadora a carga completa. Así se ahorran unos 10,000 lts de agua por familia al año.

* Una llave de agua abierta gasta 12 litros por minuto. Dejándola abierta mientras nos lavamos los dientes, gastamos 15 litros. Si sólo enjuagamos el cepillo, medio litro.
* Para la ducha gastamos 40 litros de agua; pero usando una cubeta, sólo 4 litros.
* Se utilizan 120 litros para lavar los platos a llave abierta; pero 20 si utilizamos una tinaja
* Se gastan 600 litros para lavar un carro con manguera; muchos menos si utlizamos una esponja.

No tires tu alumino:

* tu vehículo, este residuo permanecerá en la tierra hasta 500 años después.
* Si arrojas 2 latas de aluminio, desperdicias más energía de la usada diariamente por cada uno de los mil millones de seres humanos de los países más pobres.
*En 1988, el reciclaje de latas de aluminio ahorró más de 11 mil millones de kilovatios de electricidad, suficiente para el suministro eléctrico residencial de Nueva York durante seis meses.
* La energía ahorrada por el reciclaje de una lata hará funcionar un aparato de TV durante 3 horas.
* El reciclaje de aluminio corta la consiguiente contaminación del aire en 95%.
* Hacer aluminio partiendo del aluminio reciclado usa 90% menos de energía.

¿Haz afinado tu coche?

El efecto invernadero, cuando funciona normalmente, mantiene caliente nuestro planeta. Los gases naturales de la atmósfera forman un manto que permite que la luz solar alcance la superficie de la tierra, pero impide que el calor escape. Sin embargo, la vida moderna está afectando este equilibrio por la inmoderada emisión de gases:

Cada año la gente añade más a la atmósfera de 6 mil millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), principalmente por la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petroleo y la destrucción de bosques. El CO2 es responsable del 71% del "efecto invernadero". Otro 21% lo ocacionan los clorofluorocarbonos (CFCs). Éstos tienen muchos usos porque no son tóxicos ni inflamables. Sin embargo, destruyen la capa de ozono. Un sólo átomo de cloro, una vez librado, destruye alrededor de 100,000 moléculas de ozono antes de establecerse en la superficie de la tierra muchos años más tarde. Un 4% de la capa de ozono ya ha sido destruida por los CFCs.

Fuente: http://www.utopia.pcn.net/ecotips.html