miércoles, 9 de julio de 2008

Tiraderos de Morelos amenazan el ambiente

Pedro Tonantzin
Excélsior, junio de 2008.

CUERNAVACA.— La crisis por la recolección y confinamiento de la basura en el estado de Morelos ha provocado que hayan aparecido más de 26 tiraderos a cielo abierto en toda la entidad, varios de los cuales se encuentran en zonas de reserva ecológica, como el ubicado en Tres Marías, municipio de Huitzilac.
No obstante, las autoridades ambientales poco o nada han hecho por cerrar estos tiraderos, que operan sin control, además de que en casos como el de Huitzilac, invaden la zona de reserva y los lixiviados (líquidos que se filtran al subsuelo) podrían contaminar los mantos freáticos.
En Morelos ayer fue nombrado delegado de la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) Bernardo Pastrana, quien llegó después de tres meses de estar acéfalo el cargo.
Según el funcionario, la prioridad en la agenda ambiental de Morelos es regular los basureros, para que se apeguen a la norma 083, debido a que los tiraderos, en su mayoría, contaminan y provocan un daño de carácter ambiental.
“Sin duda todo lo que tiene que ver con estos tiraderos a cielo abierto tendrá la máxima atención de parte de la institución”, dijo.
Ayuntamientos en la entidad han abierto y autorizado la operación de estos espacios, que carecen de los controles establecidos en la ley.
Excélsior pudo comprobar que al tiradero de Tres Marías, en el corazón de la reserva ecológica, llegan camiones a tirar la basura del municipio de Huitzilac.
En el lugar se pudieron detectar desechos infecto-contagiosos y una laguna de lixiviados, que se ha acrecentado con las lluvias; además no hay pepenadores que separen la basura.