martes, 19 de agosto de 2008

Liderazgo de papel

José Manuel Pérez Durán
Diario de Morelos

Las reacciones a las manifestaciones de protesta de maestros del SNTE y la CNTE son las normales en estos casos: dejaron sin clases a sus alumnos en el primer día del ciclo escolar, desquiciaron el tráfico vehicular en gran parte de la ciudad, alteraron el ritmo de docenas de miles de cuernavacences, causaron bajas ventas en el comercio del primer cuadro y tal y tal.
Cierto, pero ¿qué de la solución? El nudo a desatar es la Alianza por la Calidad Educativa (ACE) que no quieren los profesores. Puesto en práctica, significaría el final de las plazas por herencia y su asignación mediante exámenes de oposición, un elemento éste, por cierto, que no figura en las demandas de los paristas, el de las plazas de los “aviadores” que llevan años cobrando sin trabajar, “comisionados” en puestos sindicales y posiciones ajenas al quehacer educativo. Centran sus exigencias en la cancelación (o eventual rediseño, se infiere) de la ACE y la destitución de Luis Manuel Rodríguez Olvera como secretario general de la sección XIX del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), por traidor, aseguran, pues aceptó el ACE sin tomarlos en cuenta. Pero siendo esta vez mayor la participación de maestros inconformes (miles, verdaderamente, unidos docentes y administrativos del SNTE y la CNTE), la gente y el Gobierno de Morelos estamos ante un movimiento cuya solución se volverá más compleja conforme pase el tiempo. “Sacrificar” ahora a Rodríguez Olvera como al líder que no ha demostrado serlo ya que no controla ni al comité seccional que encabeza, le bajaría presión al movimiento pero no lo desinflaría y al rato Luis Aroldo Aguirre Wences correría la misma suerte, cesado por exigencia de los maestros como director general del Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM). Según se ven cosas, la solución no será ni fácil ni rápida. De momento, intentar una fórmula de distensión corresponde a los operadores políticos de la Secretaría de Gobierno, la dirigencia del SNTE y la cúpula del IEBEM que no se ven por “discretos” o porque no saben hacer su trabajo… REMITIDO por quien escribió ser la “Dra. Carlota Guzmán” al correo electrónico del columnista, hace una serie de “precisiones”. Una lo es y se admite como tal: la marcha, indica, no fue el jueves sino el miércoles pasado. Otras no. Refiriéndose al Atril del domingo anterior, dice que pergeñé una falsedad pues “la marcha no estuvo encabezada por el regidor Gabino (ya que) el contingente de Temixco es la población afectada”. Leyó mal o interpretó a su modo. Escribí: “Las crónicas refirieron a trabajadores del Ayuntamiento de Temixco encabezados por el regidor Gabino Ávila en la marcha-mitin del miércoles (corrijo: jueves) contra el relleno sanitario de Loma de Mejía”. (Trabajadores, no contingente). Reprocha: “le faltó decir que también asistimos muchas otras organizaciones que no necesitamos estar comandadas por ningún grupo, ni partido, ya que tenemos concientes de los intereses económicos y los contubernios entre el gobierno panista y la empresa PASA”. Ese es su punto de vista, que por supuesto merece y tiene respeto, pero hice un comentario, no un listado de organizaciones. No se le critica que aluda un “artículo” en vez de columna; nadie que no se dedique al periodismo está obligado a conocer los géneros periodísticos. Respecto a la intromisión partidista en un movimiento supuesta o auténticamente ciudadano, no escribí de agrupaciones “comandadas” por el PRD; toqué esto que por sabido callan los propios ambientalistas: “En lo particular, el presunto aspirante a diputado (Javier) Orihuela tira la piedra pero no puede esconder la mano, y como partido el PRD ve la oportunidad de capitalizar este tema rumbo a las elecciones del año próximo”. Al comentario de que “falsos y auténticos ambientalistas muestran la incongruencia de los celos profesionales con el Óscar Dorado que fue su amigo y hoy no lo pueden ver ni en pintura”, la remitente añade el suyo, igualmente respetado, de que “con el señor Óscar Dorado no hay celos profesionales, ya que no puede causar celos un personaje que falsea la información por pedido y que responde a intereses económicos haciendo uso de una careta de científico”. Ella sabrá por qué lo dice. Aparte “precisiones” y puntos de vista opuestos, la conclusión que intentó el atrilero fue y es: “Así no se resuelven los problemas. Para zanjarlos no hay otra manera que los acuerdos. Alcalde citadino, Jesús Giles Sánchez propuso una mesa de diálogo el mismo miércoles (recontracorrijo: jueves) que la contra parte retiró su picnic de dos semanas en el ex hotel Papagayo. Pero aunque algunos la aceptaron, no hay seguridad de que se realice. Es cuando dicen que sí y luego que no...” Y listo… ME LEEN MAÑANA.