sábado, 16 de agosto de 2008

Salieron a la luz los intereses partidistas contra el relleno sanitario: Giles Sánchez

JOSÉ LUIS GARCITAPIA
La Jornada Morelos

CUERNAVACA. Tras la marcha en contra del relleno sanitario en Loma de Mejía, en donde participaron dirigentes del PRD Cuernavaca, así como regidores, funcionarios y trabajadores del ayuntamiento de Temixco, el alcalde Jesús Giles Sánchez se congratuló ayer de que hayan salido a la luz pública los actores que están detrás del movimiento opositor al proyecto.
“Celebro que cuando menos la mano que mece la cuna aparezca”, expresó el presidente municipal, quien habló sobre la marcha del pasado jueves por la tarde en contra de la construcción del relleno sanitario en Loma de Mejía y consideró que la ciudadanía tiene claro que este problema es político y partidista.
Jesús Giles denunció la presencia de camiones, regidores, funcionarios y trabajadores del ayuntamiento de Temixco –mismo que es gobernado por el perredista Javier Orihuela García– en la marcha, así como de José Montes Ramírez, dirigente del sol azteca en Cuernavaca.
Dijo que es claro que existen intereses políticos y partidistas en el movimiento de rechazo al relleno sanitario y afirmó que, por el contrario, son más los ciudadanos que están a favor del proyecto que los que se oponen a él.
Los trabajos de construcción del relleno sanitario y apertura de caminos llevan ya un 45 por ciento de avance, aseguró el edil. Adelantó que en septiembre próximo podría entrar en operación, con lo cual Cuernavaca concluirá con la solución integral al problema de la basura en la capital de Morelos.
El alcalde convocó a los ambientalistas que se oponen al proyecto a que se sumen a la Comisión de Evaluación y Seguimiento, para que junto con las autoridades federales, estatales y municipales, así como con los pobladores de San Antonio y Santa María Ahuacatitlán, constaten que el relleno sanitario cumpla con las normas ambientales.
Señaló a los inconformes que no es con marchas, ni con el cierre de calles, menos aún con la negación al diálogo, como se solucionarán las diferencias existentes entre ellos y la autoridad sobre el proyecto. “El diálogo dirime las diferencias; tomar calles no resuelve los problemas”. Pidió abandonar posturas radicales, participar en la Comisión y reconocer que Cuernavaca requiere de un relleno sanitario, “y lo tendrá”, porque ha cumplido con lo que marcan las normas ambientales, el marco jurídico y con lo que los científicos opinaron sobre el proyecto.