domingo, 10 de agosto de 2008

Surgen visos de represión gubernamental en Morelos

DULCE MAYA
La Jornada Morelos

CUERNAVACA. La actuación policíaca agresiva, vinculada -en algún momento de su desarrollo- a los casos de la gasolinera Manantiales en Cuautla, el movimiento social en torno a Loma de Mejía, la construcción de la autopista Lerma-Tres Marías y hasta el plantón del Movimiento Antorchista a las afueras del Palacio de Gobierno, evidencia la presencia de un Estado “represivo y excluyente”, consideró el comisionado político nacional en Morelos del Partido del Trabajo (PT), Rigoberto Lorence López.
El dirigente petista manifestó su preocupación ante este tipo de actos impulsados por el gobierno panista de Marco Adame Castillo, donde “los modelos de la represión están bien definidos”.
Este gobierno es un gobierno políticamente a la derecha, no a la derecha democrática, sino autoritaria y en términos sociales representa a los grupos empresariales más retardatarios. Esa es la característica del gobierno de Marco Adame Castillo.
Rigoberto Lorence emitió la voz de alerta, ante el establecimiento de una política gubernamental en la que se aplica “la represión selectiva. Están tratando de intimidar a la dirección de los movimientos sociales, que es lo que han estado tratando de hacer”.
“Porque como son representantes de los empresarios, en todos aquellos espacios en donde los intereses de éstos chocan con los intereses populares, en todos esos espacios, ellos prefieren a los empresarios y, usan la represión para contener las demandas populares”, dijo.
Refirió que al analizar las características particulares de cada uno de estos movimientos sociales o ciudadanos, se encuentran dos factores comunes: la protección de los intereses de grupos de poder económico o empresarial y el uso de las fuerzas policíacas para “controlar” las expresiones ciudadanas.
En el caso de la gasolinera de Cuautla, por ejemplo, recordó que los impulsores de este proyecto, son los mismos que le proporcionaron a Marco Adame la casa de campaña en tiempos electorales y la sede del DIF en la actualidad, en aquella región “son familias que se conocen desde hace mucho tiempo”.
“Y lo mismo sucede con Loma de Mejía, el relleno sanitario y, no dudemos que en poco tiempo, se conozca que hay intereses semejantes en la construcción de la Lerma-Tres Marías”, apuntó.