miércoles, 10 de septiembre de 2008

Exige grupo resultados por agresión a ayudante

Diario de Morelos

Integrantes de la Unión Estatal de Autoridades Auxiliares Municipales exigen conocer los avances y resultados de la investigación que realiza la Procuraduría General de Justicia (PGJ) acerca de la agresión que sufrió Cristóbal Martínez, ayudante de San Antón, el pasado mes de junio.
“Esperamos que no hayan enviado al archivo muerto este asunto tan importante, queremos seguir creyendo en la justicia y en sus instituciones”, señalaron los ayudantes municipales. Mediante un boletín de prensa, las autoridades auxiliares manifiestan que personas interesadas en construir el relleno sanitario en Loma de Mejía son las responsables de la agresión que sufrió el ayudante de San Antón. “Lo mandaron golpear (al ayudante) por instrucciones de alguno de los interesados en la construcción del relleno de Loma de Mejía (…) tienen nombre y apellido y el gobierno los conoce”, se afirma en el comunicado. Los ayudantes municipales exigieron resultados acerca de la investigación, y reiteraron su apoyo a los ciudadanos que se oponen al relleno sanitario de Loma de Mejía. La Unión Estatal de Autoridades Auxiliares Municipales también hizo un llamado al gobierno estatal para que muestre voluntad política y resuelva el conflicto magisterial. ACUSACIÓN DE HECHOS Según relató el ayudante de San Antón, Cristóbal Martínez Ortega, el miércoles 11 de junio, a las 13:00 horas, circulaba a bordo de su vehículo cuando fue interceptado por una camioneta tipo Commander, color blanco sin placas, de donde se bajaron cuatro sujetos que se identificaron con una credencial de la AFI, e inmediatamente lo subieron por la fuerza a la camioneta. Más tarde, Cristóbal fue encontrado cerca de la carretera a Ocuilan, Estado de México, gravemente herido, con fracturas en un brazo, rodilla y tobillo; fue golpeado con un tubo en el rostro, del que empezó a sangrar abundantemente, perdiendo el conocimiento, por lo que los agresores, creyendo que estaba muerto, decidieron darse a la fuga. Cristóbal Martínez entró a terapia intensiva en el hospital José G. Parres de la Ciudad de Cuernavaca hasta que se recuperó.