sábado, 10 de enero de 2009

Invita Giles a otros municipios a tirar basura en Loma de Mejía

JOSÉ LUIS GARCITAPIA
La Jornada Morelos

CUERNAVACA. El alcalde Jesús Giles Sánchez abrió las puertas del relleno sanitario de Loma de Mejía a los ayuntamientos morelenses que enfrentan problema con el confinamiento final de la basura, a fin de que dejen de contaminar el medio ambiente y garanticen el correcto tratamiento de sus desechos.
El presidente municipal de Cuernavaca hizo un llamado solidario a sus homólogos de Morelos que deseen participar en el proyecto de disposición final de la basura de la capital a que se sumen al relleno sanitario, para que puedan tener en sus municipios recursos económicos al ahorrar en lo que se gastan en transporte de los desechos y ello poderlo aplicar en programas sociales y obra.
Tras recordar la crisis que enfrentó Cuernavaca en octubre de 2006, Jesús Giles afirmó que la capital morelense tiene resuelto el confinamiento final de la basura por los próximos 19 años, por lo que de manera solidaria ofrece a los ayuntamientos morelenses sumarse al proyecto de Loma de Mejía para resolver su problemática.
El alcalde resaltó que Cuernavaca es el único municipio de Morelos que deposita su basura en espacios que cumplen con las normas ambientales y lamentó que sigan operando tiraderos a cielo abierto, que representan focos de contaminación al medio ambiente.
Por ello, insistió, de manera solidaria con los ayuntamientos, a fin de que resuelvan su problemática de basura, reduzcan sus costos de operación del servicio de traslado y garanticen eficiencia a su población, Cuernavaca abre la posibilidad de que utilicen el relleno sanitario de Loma de Mejía.
En tanto, José Juan Tovilla Marín, secretario de Servicios Públicos y Medio Ambiente, confirmó que la celda que opera en el relleno sanitario tiene una capacidad de 45 mil toneladas y permitirá atender los requerimientos de Cuernavaca durante los próximos cinco meses. Agregó que está en construcción la segunda, que tendrán una capacidad mayor.
Informó que desde el pasado 13 de diciembre, el ayuntamiento deposita alrededor de 200 toneladas diarias de basura, de las 380 que genera la cuidad. La basura restante es depositada en el estado de México en rellenos sanitarios que cumplen con las normas ambientales.