lunes, 27 de abril de 2009

A partir de mayo los 13 Pueblos podrían reanudar sus protestas

RAÚL MORALES VELÁZQUEZ
La Jornada Morelos
CUERNAVACA. Integrantes de los 13 pueblos lamentaron que el gobierno del estado siga haciendo caso omiso a las peticiones y defensa en materia de medio ambiente, a pesar de que está conciente de que los daños que está ocasionando con esa postura de “oídos sordos” son irreversibles, esto a casi dos años del movimiento y de uno en que se sentaron con el jefe del Ejecutivo estatal, por ello adelantaron que el próximo mes iniciarán las asambleas en las comunidades para saber el rumbo que tomará el movimiento.
Saúl Atanasio Roque Morales, vocero de del movimiento consideró que de seguir con la misma postura tibia de las autoridades ante temas que afectan el entorno ecológico, “nos espera un futuro incierto”, ante el gran rezago histórico que hay en Morelos en materia ambiental.
Los integrantes de los pueblos y principales defensores del manantial Chihuahuita se dijeron “con rabia y tristeza de que el gobierno siga haciendo caso omiso con los pueblos y generoso con las empresas, (…) porque sabemos que ya está operando la construcción de una unidad habitacional de casas GEO, mucho más cerca del manantial, que podría reactivar con más fuerza nuestro movimiento para seguir protegiendo nuestros escasos recursos naturales”.
El vocero del movimiento de los pueblos autóctonos adelantó que a casi dos años de que inició el movimiento y a uno de que el jefe del Ejecutivo estatal los escuchó junto con su gabinete, “nada ha pasado, por eso hemos determinado que en el mes de mayo se retomen las asambleas en las comunidades para determinar qué camino vamos a tomar, por eso desde ahora advertimos al gobierno que no se diga sorprendido de cualquier acción que podamos retomar en perjuicio de los demás, como lo es la toma de las carreteras, porque no es posible que a pesar de que el gobernador haya dado instrucciones precisas de que se atendieran nuestras demandas, a un año de esto, no se han cumplido”.
Detalló que el gobierno tiene una visión diferente de lo que es el medio ambiente en Morelos, “porque nosotros peleamos por tener un ambiente sano y que sea protegido, en donde se respeten nuestros manantiales y no se devasten los bosques, en donde las tierras de cultivo permanezcan y no se tengan que malvender a los empresarios de la construcción para edificar enormes planchas de concreto para la construcción de casas”.
Roque Morales, consideró que para el gobierno, el medio ambiente “pareciera que son los negocios en Morelos”, con tristeza, dijo, vemos cómo las constructoras se están devorando y acabando las tierras de cultivo para en su lugar poner enormes planchas de concreto que son unidades habitacionales, ante la complacencia de las autoridades, a pesar de que se ha demostrado que no son factibles “sólo basta mirar hacia el Sur del estado y ver cómo en Emiliano Zapata y Xochitepec hay miles de casas y otras más en construcción”, sólo por citar un ejemplo, dijo, lo que garantiza que se sigan contaminando las aguas ya de por sí súper contaminadas como lo son las del río Apatlaco.
Lamentó que en materia ambiental “haya proyectos carreteros que sin duda serán un detonante para seguir la destrucción de los bosques del estado con proyectos como el de Lerma-Tres Marías o el del Libramiento Nor Poniente”.
Por último los integrantes de los 13 pueblos hicieron un enérgico llamado al gobierno del estado a que “se deje de cosas y las tome con seriedad, toda vez que las famosas mesas de diálogo siguen estancadas, las suspenden, cambian de fecha o simplemente nos dejan plantados, por eso les reiteramos de una buena vez, que después de mayo, una vez que las comunidades hayan determinado qué hacer, no se digan sorprendidos de las acciones que retomemos”.