jueves, 13 de mayo de 2010

Protesta de ambientalistas contra PASA; pintan sus camiones y les lanzan huevos

Dulce Maya
CUERNAVACA. Ambientalistas de Cuernavaca organizados en el Frente Ciudadano Subida a Chalma, lanzaron huevos con pintura contra los camiones recolectores de la empresa Promotora Ambiental de Cuernavaca (PASA), encargada de la recolección y barrido manual de Cuernavaca.
Los manifestantes exigieron al alcalde Manuel Martínez Garrigós el cierre del relleno sanitario de Loma de Mejía, ya que sus vehículos contaminan la avenida Subida a Chalma, además de la afectación ambiental a la zona de recarga de acuíferos en Cuernavaca.
Alrededor de 50 activistas de dicho frente, protestaron sobre esta vialidad que comunica con el basurero de Loma de Mejía, para rechazar el paso de camiones de la empresa PASA y rociarlos de pintura, cuyo objetivo exigir el cierre del basurero que prometió en su campaña el actual alcalde.
Los activistas comenzaron la protesta alrededor de las 10 de la mañana, y lograron retener dos unidades de la empresa PASA, para recordar que el edil prometió que a más tardar en seis meses el basurero quedaría cerrado, lo que hasta el momento no ha cumplido.
La protesta se prolongó durante dos horas, en las que repartieron propaganda contra el basurero que opera sobre una zona de alta filtración de agua, lo que fue reprobado en su momento por la comunidad científica de Cuernavaca, en la que participan investigadores de la UNAM y el Politécnico, que cuentan con centros de investigación en Morelos.
Ante estos hechos y a través de un comunicado de prensa, la empresa PASA, dio a conocer el establecimiento de demandas de carácter legal “debido a que nuestros empleados y vehículos han sido agredidos, se están presentando las denuncias pertinentes, por agresión y obstrucción a las vías de comunicación, contra quien resulte responsable”, refiere la empresa.
Se agrega que “PASA no desea ninguna confrontación con este grupo. En realidad esta acción va contra la autoridad y los propios cuernavacenses, quienes serán los perjudicados directamente, ya que el municipio quizá tendría que destinar recursos para el traslado de los residuos a otra entidad, dinero que sería mejor utilizado para acciones sociales de salud, seguridad y educación”, señala. La empresa reitera que sus instalaciones (el relleno sanitario), cumplen con la normatividad y que los análisis técnicos muestran que no ha tenido impacto a la comunidad.