miércoles, 4 de agosto de 2010

Queda en el aire la promesa de recolectar la basura del ayuntamiento capitalino

La Jornada Morelos
CUERNAVACA. La promesa de las autoridades del ayuntamiento de Cuernavaca de brindar el servicio de recolección de basura que dejará pendiente la empresa Promotora Ambiental SA (PASA), ante el adeudo de 16 millones que el municipio tiene con la empresa por sus servicios, se quedó en el aire.
Vecinos de diferentes colonias de la capital del estado, a quienes ni la empresa ni el ayuntamiento tuvieron la atención de informarles acerca de la suspensión del servicio, comenzaron a sacar sus bolsas de basura desde temprana hora, o de acuerdo con los horarios que les corresponde, tal como acostumbran. Sin embargo, PASA “no pasó”.
Al filo del mediodía, las esquinas de las calles en unidades habitacionales y colonias populares de Cuernavaca comenzaban a llenarse con las bolsas de los desechos sólidos domésticos. La escena recordaba la crisis de la basura vivida en la capital morelense hace un par de años.
Pepenadores urbanos, perros y gatos se daban gusto escarbando dentro de las bolsas de desechos. Unos se disputaban los objetos de material reciclable; los otros, los desechos de comida.
La avenida Estado de Puebla, era sólo un botón de la muestra: en cada esquina las bolsas negras de plástico, de papel y cartones se apilaban en espera de ser recogidos, mientras la gente realizaba sus actividades cotidianas y miraba con cierta extrañeza que los desechos siguieran ahí.
Tras enterarse de la situación que prevalecería durante el día, respecto a la falta de recolección de basura de PASA, algunos ciudadanos manifestaron su molestia: “El sol ya está haciendo que la basura apeste”, se quejaba una vecina de la unidad habitacional Arboleda Chipitlán, al filo de las 14 horas. “Entre la humedad de la lluvia de ayer (que remoja cartones y bolsas que contienen la basura) y los lixiviados, esto comienza a oler cada vez peor”.
Por su parte, otra ciudadana inconforme exigía: “al menos se debieron tomar la molestia de avisarnos que se iba a suspender (el servicio de recolección), para no sacar nuestras bolsas, nos hubiéramos esperado, porque con esto sólo estamos contaminando”.
Asimismo, otra vecina lamentaba un tanto inconforme: “pues así es el gobierno, no le importa la ciudadanía, sólo le interesamos en época electoral, después se olvidan de nosotros”.
Aunque autoridades de Cuernavaca aseguraron en conferencia de prensa, la mañana de ayer, que se harían cargo de la recolección de los desechos sólidos de la ciudad, aún se ignora si tendrán la capacidad, el personal y los medios para realizar tal labor.